Español / Ensayo Sobre El Amor De La Odisea

Ensayo Sobre El Amor De La Odisea

Publicaciones: Ensayo Sobre El Amor De La Odisea

Enviado por:  yerife  25 julio 2013
Tags: 
Palabras: 424   |   Páginas: 2
Views: 367

http://espanol.groups.yahoo.com/group/ArgosIs-EstadoIsraeli/message/345

LOS DIOSES DECIDEN EN ASAMBLEA

EL RETORNO DE ODISEO

Cuéntame, Musa, la historia del hombre de muchos senderos, que anduvo errante muy

mucho después de Troya sagrada asolar; vió muchas ciudades de hombres y conoció su

talante, y dolores sufrió sin cuento en el mar tratando de asegurar la vida y el retorno de

sus compañeros. Mas no consiguió salvarlos, con mucho quererlo, pues de su propia

insensatez sucumbieron víctimas, ¡locas! de Hiperión Helios las vacas comieron, y en tal

punto acabó para ellos el día del retorno. Diosa, hija de Zeus, también a nosotros,

cuéntanos algún pasaje de estos sucesos.

Ello es que todos los demás, cuantos habían escapado a la amarga muerte, estaban en

casa, dejando atrás la guerra y el mar. Sólo él estaba privado de regreso y esposa, y lo

retenía en su cóncava cueva la ninfa Calipso, divina entre las diosas, deseando que fuera

su esposo.

Y el caso es que cuando transcurrieron los años y le llegó aquel en el que los dioses

habían hilado que regresara a su casa de Itaca, ni siquiera entonces estuvo libre de

pruebas; ni cuando estuvo ya con los suyos. Todos los dioses se compadecían de él

excepto Poseidón, quién se mantuvo siempre rencoroso con el divino Odiseo hasta que

llegó a su tierra.

Pero había acudido entonces junto a los Etiopes que habitan lejos (los Etiopes que están

divididos en dos grupos, unos donde se hunde Hiperión y otros donde se levanta), para

asistir a una hecatombe de toros y carneros; en cambio, los demás dioses estaban

reunidos en el palacio de Zeus Olímpico. Y comenzó a hablar el padre de hombres y

dioses, pues se había acordado del irreprochable Egisto, a quien acababa de matar el

afamado Orestes, hijo de Agamenón. Acordóse, pues, de éste, y dijo a los inmortales su

palabra:

«¡Ay, ay, cómo culpan los mortales a los dioses!, pues de nosotros, dicen, proceden los

males. Pero también ellos por s...



Suscríbase a EnsayosGratis

Suscríbase a EnsayosGratis - 30.000 Ensayos y Trabajos


closeAcceso
Introduzca su nombre de usuario y contraseña
Nombre de usuario:
Contraseña:
¿Ha olvidado su contraseña?